Protección contra incendios en el hogar

La protección contra incendios es un tema muy importante en la actualidad. Casi todos los objetos que se encuentran en casa o en el lugar de trabajo pueden quemarse y provocar un incendio. Los incendios accidentales han ido creciendo a un ritmo alarmante, lo que lo convierte en una preocupación aún mayor para todos. Los incendios no solo cobran un gran precio en la propiedad, sino que también pueden ser fatales y provocar la muerte de adultos y niños. Sin embargo, existen algunas formas de actuar a la defensiva y prevenir posibles causas de incendios.

Una casa a prueba de fuego

Conseguir que su lugar de residencia sea “a prueba de fuego” no significa revestir cada pared o superficie con asbesto, no es práctico y en sí mismo podría ser un peligro potencial para la salud. La protección contra incendios es simplemente asegurarse de que su casa esté protegida de las causas de los mismos. La construcción de un firewall se considera uno de los métodos de protección contra incendios más básicos cuando se trata de casas. Dado que las casas tienden a estar muy cerca unas de otras, especialmente en subdivisiones o casas adosadas, la construcción de una pared de 3 a 6 pies más alta que su casa y la casa de al lado puede evitar que el fuego se propague independientemente de si se originó en la casa de un vecino o en la suya.

La electricidad es una de las causas habituales de incendios, sobrecarga de un enchufe, cortocircuito de un aparato debido a una subida de tensión o incluso una chispa de un cable expuesto que salta a otros objetos combustibles y comienza el fuego. Para evitar esto, las lo primero que debería es tener su conexión eléctrica con un disyuntor, por lo que en caso de sobrecargas de energía, fluctuaciones o sobrecarga de equipos eléctricos, el aparató cortará la electricidad y no provocará incendios. Además debería revisar si los cables y dispositivos de su hogar se encuentran en buenas condiciones, en caso de necesitar hacer algún arreglo puede consultar en un almacen electrico que materiales necesitaría.

El simple hecho de mantener los fósforos y los encendedores fuera del alcance de los niños es otra excelente forma de protección contra incendios. Muy amenudo, el fuego comienza cuando los niños juegan con fósforos o encendedores y, lo que es peor, estas situaciones ponen a los pequeños al frente del peligro. Parte de la crianza responsable es asegurarse de que los niños no tengan acceso a los artículos potencialmente peligrosos.

La instalación de dispositivos de alerta temprana como detectores de humo y equipos de seguridad contra incendios similares también puede contribuir a evitar que el fuego se intensifique; o al menos a minimizar el daño que pueden causar. Si no puede darse el lujo de instalar un sistema de alarma contra incendios, entonces bastaría con tener a la vista los números telefónicos del departamento de bomberos y de emergencia similares, solo asegúrese de que todos en casa estén informados sobre cómo usar los números de contacto y dónde se encuentran.

Asegurarse de que la casa tenga caminos sin obstáculos hacia las salidas también contribuye a la protección contra incendios. Una casa desordenada puede significar la diferencia entre escapar sin lesiones, con heridas leves o no escapar en absoluto. Debería ser un esfuerzo consciente para todos en el hogar mantener la casa y todo lo que hay en ella en orden. Realizar algunos simulacros de incendio en casa también puede ayudar a los ocupantes a mantener un estado mental tranquilo en caso de emergencias.

En conclusión

La protección contra incendios no es ciencia de cohetes, todas las precauciones o medidas de seguridad relacionadas con los incendios son muy prácticas y fáciles de entender. Lo más importante para protegerse del fuego es estar tranquilo y alerta.