Las enfermedades más comunes durante el viaje

ENFERMEDADES GASTRO-INTESTINALES Y DIARREA

Un verdadero clásico entre las enfermedades que aparecen durante las vacaciones. La venganza de Moctezuma, término coloquial para las diarreas que sufren los turistas cuando su cuerpo no tolera los condimentos regionales de algunos países, es la enfermedad más común en las vacaciones. En general, la diarrea es inofensiva pero molesta. En bebés y niños pequeños puede ser muy peligroso, porque el cuerpo de los niños pequeños se puede deshidratar muy rápido. Por lo tanto, especialmente cuando se viaja: lo más importante es beber muchos líquidos. Es importante que ofrezcas a los niños agua, zumos de fruta o incluso infusiones. Si tu bebé es aún muy pequeño y no puede beber de botella o de vaso, puedes darle una solución de glucosa con una jeringa de plástico (sin aguja, claro) en la boca. De forma preventiva es aconsejable que tu familia no tome agua corriente, y en riesgos extremos es preferible evitar los cubitos de hielo en las bebidas. Y sobretodo recuerda lavarte bien las manos antes de cada comida.

FIEBRE

A menudo los hijos pequeños tienen una fiebre alta repentina. Primero puedes intentar tratarla tu mismo, con las indicaciones del pediatra, con antipiréticos, que contienen ibuprofeno, aplicarle compresas de agua fría y darle de beber. Si la fiebre no disminuye debes acudir a un médico. Si tienes un bebé de menos de cuatro meses es necesario acudir al médico.

LOS RESFRIADOS Y LA GRIPE

Los ventiladores y acondicionadores de aire, no se deben usar ante un cuerpo caliente, ya que favorece los resfriados y la gripe. Es mejor apagar el aire acondicionado de la habitación y del coche. La diferencia de temperatura entre el exterior y el interior no debe ser superior a 6 grados, incluso cuando a fuera hace calor, por ejemplo 30 grados, en la habitación del hotel no se puede estar a menos de 24 grados. Si la temperatura corpüoral es muy alta puede que esté sufriendo alguna enfermedad. Asegúrate de tener algo de ropa de abrigo para que no resfriaros con el aire acondicionado de los restaurantes.

TOS

A raíz de un resfriado o una gripe en los viajes de verano, puede que aparezca tos, y puede llegar a ser muy fuerte. La tos no es una enfermedad sino un síntoma. Si la tos no desaparece después de unos días, debes ir al médico. Por regla general con un jarabe contra la tos es suficiente.

INTOXICACIÓN ALIMENTÍCIA

La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria se produce por bacterias como la salmonela. Esta infección puede producir calambres intestinales, diarrea, provocar náuseas, sudoración, escalofríos y vómitos. Por lo tanto, comed sólo alimentos suficientemente cocidos, fritos o si son crudos asegúrate de lavarlos y que estén bien cortados. Evita los huevos, el agua del grifo y la comida que se mantiene caliente con una película de plástico. Especialmente debes prestar atención al pescado y la carne, si no son frescos o han sido almacenados de forma incorrecta existe riesgo de intoxicación alimentaria. Si sospechas que padeces una intoxicación por alimentos, debes acordarte de lo has comido y acudir a un médico.
La fórmula clásica de prevención para las comidas en el exterior es: cocinar, hervir, pelar u olvídate de ello. Si estos procesos se llevan a cabo, puedes comer sin dudas ni temores.

HERIDAS

Ante una herida es recomendable dejar que sangre un momento y luego presionas los bordes para que no sangre tanto. Es imprescindible limpiar y desinfectar la herida para ponerle una tirita o apósito esterilizado. Si se trata de una herida profunda o muy ancha es recomendable acudir al médico.

MAREO Y NÁUSEAS DURANTE EL VIAJE EN COCHE

Muchos padres lo han vivido. Apenas se pone en marcha el coche, se oye una vocecita desde el asiento trasero: “No me encuentro bien…” Este tipo de mareo es muy común en los niños entre dos y doce años, aunque le puede pasar a cualquiera. Con una buena preparación y una actuación adecuada se pueden tener las náuseas bajo control. Muy importante: No deje que tus hijos jueguen, pinten o lean. Esto parece simple o inútil, pero es mejor para los niños que mientras se conduce miren hacia delante por el cristal frontal (no por su propia ventanilla) así se consiguen reducir las náuseas. Lo que también es útil es aplicar unas gotas de aceite de menta en la parte posterior de la mano con un leve masaje o darle una rodaja de limón para que la huela. Esto aporta una agradable sensación de frescor. Incluso los bastoncillos de jengibre ayudan a controlar un estómago alterado (se puede encontrar en algunas tiendas de salud).

LAS PICADURAS DE INSECTOS

Las picaduras de avispas y abejas son dolorosas, pero generalmente no son peligrosas. Observa si el aguijón se encuentra todavía en la piel. Es importante sacarlo immediatamente con una pinza. Para aliviar el dolor, se puede frotar el sitio de la picadura con una cebolla cortada, gel contra picaduras, , vinagre o una toallita húmeda. Si la inflamación persiste bastante rato, habiendo sacado el aguijón, puede haberse producido una reacción alérgica, y es necesario consultar a un médico rápidamente. Si se trata de una picadura en la boca, por el peligro de ahogo, se debe consultar a un médico. Mientras tanto, el niño puede chupar cubitos de hielo para reducir la inflamación. Para evitar las picaduras y mantener lejos abejas y avispas  són muy recomendables los insecticidas. Generalmente las atraen los olores fuertes como perfumes y lociones para el cuerpo, por eso deben evitarse los productos con un contenido fuerte de perfume.

INSOLACIÓN

¿Los niños no quieren ponerse un sombrero o una gorra y pasan mucho tiempo bajo el sol? ¡Esto puede ser peligroso! De hecho, con la exposición directa al sol de forma prolongada se corre el riesgo de insolación, especialmente en los niños pero también en los adultos. En una insolación quién la padece sufre mareos, náuseas y escalofríos. En caso de los niños debes mojarles inmediatamente la cabeza con agua fría y fresca, o con toallas frías. No importa lo mucho que han estado bebiendo, ante una insolación los niños tienen que beber mucho, pero que no sean bebidas muy frías. Si el niño sufre de vértigo o pierde el sentido, aunque sea brevemente, es imprescindible ponerle en la posición adecuada de recuperación (de lado con un brazo bajo la cabeza, y buscar atención médica inmediata.
Con el fin de evitar que los niños y adultos padezcan insolación, es importante cubrirse la cabeza (sombrero, gorra, pañuelo), beber mucha agua y tomar descansos frecuentes en la sombra. En general, en una exposición prolongada al sol o ante mucha calor, se debe evitar cualquier esfuerzo físico.

QUEMADURA DEL SOL

Si ante una exposición con baja protección la piel resulta un poco quemada, hay algunos remedios caseros que pueden servir, el yogur, queso de untar o rodajas de pepino. Esto no sólo refresca la piel sino que también les proporciona líquido. Puedes usar también la crema o los geles especiales de la farmacia para aliviar el enrojecimiento. Si al niño le hace mucho daño la piel y le aparecen ampollas, es necesario acudir al médico! Una quemadura solar puede evitarse de forma parecida que la insolación, no exponiendo los niños directamente al sol, que lleven gorra o sombrero y cremas solares de alta protección (aplicándole repetidas veces).

ALERGIAS

Si tú o tu hijo sois alérgicos, debes procurarte, antes del viaje, el material médico suficiente para los distintos desencadenantes que pueden agravar la alergia. En caso de emergencia, por supuesto, es imprescindible contar con la medicación adecuada. Es recomendable hablar con el médico antes de salir de viaje.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s