Después del Embarazo

El cuerpo de una mujer embarazada pasa por muchos cambios durante el embarazo. El cambio más obvio y notorio es el aumento de peso que se produce durante esta etapa. Muchas mujeres sufren como consecuencia de este aumento de peso y después del parto, buscan la forma para bajar de peso rápidamente y volver al peso que tenían antes de quedar embarazadas. Además del aumento de peso corporal, el cuerpo también sufre otros cambios que son importantes. Las primeras semanas que siguen al parto pueden resultar extrañas y se pueden notar muchos cambios. Algunos de los síntomas más comunes que se padecen después del parto son los siguientes:

  • Dolor en los músculos del estómago y del útero por el trabajo realizado durante el parto.
  • Dolor en los pechos.
  • Cambios hormonales y cambios en la temperatura corporal debido a los cambios hormonales.
  • Cansancio debido a la situación por la que se acaba de pasar.
  • depresión posparto.
  • Hemorroides.
  • Flujo vaginal.
  • sangrado vaginal y coágulos.
  • Aparición de varices.
  • Constipación.
  • Dificultad en el control de esfínteres.
  • Hinchazón del cuerpo.
  • Angustia y ansiedad.
  • Posibles dolores debidos a la episiotomía (la episiotomía es un pequeño corte que se hace para ampliar la apertura vaginal en aquellos casos en que es necesario para el parto. Después del parto, estos puntos pueden producir dolores).
  • contracciones en el cuello del útero. Esto se debe a que el útero está volviendo a su tamaño normal. Generalmente estos dolores suelen aparecer con más frecuencia después de dar a luz.
  • Pérdida de cabello debido a los cambios hormonales
  • Aparición de manchas y de estrías en la piel. Las manchas y estrías suelen aparecer antes del parto y durante el embarazo. Es conveniente intentar no tener estrías ya que una vez que éstas han aparecido, resulta muy difícil eliminarlas. Las manchas suelen desaparecer unos meses después del parto.

Recuperarse emocionalmente después del embarazo y el parto

Aunque a algunas mujeres les parezca sencillo, a otras puede resultarles muy difícil recuperarse anímica y físicamente de un embarazo. Hay que tener en cuenta que durante el embarazo, el cuerpo de una mujer pasa por muchos cambios físicos y hormonales.

Después de dar a luz y de volver a casa con un bebé recién nacido, es habitual sentirse abrumada con el nuevo rol de madre, especialmente si se trata del primer hijo. Además y debido al desajuste hormonal, los cambios en el estado de ánimo son constantes.

Para poder recuperarse emocionalmente de un embarazo, lo mejor es no intentar hacer más de lo que tu cuerpo y tu mente te permita. Es normal estar muy agotada y no tiene nada de malo necesitar y pedir ayuda a otras personas. Lo mejor es contar con alguien que pueda ayudarte a mantener la casa limpia y ordenada y que te ayude con las comidas y con otras tareas del día a día. Tu marido o pareja es la primera persona a la que debes de pedir ayuda (si todavía no te la está proporcionando). El bebé también necesitará muchos cuidados y tu cuerpo también necesitará algunos días para recuperarse del parto. Debes evitar exigirte más de lo que puedas dar.

Si el bebé llora mucho o necesita de muchos cuidados especiales y no consigues separarte de él, es bueno que pidas ayuda a algún amigo o familiar que pueda ayudarte con el cuidado del niño. De esta forma, podrás tomarte de vez en cuando algún rato libre para relajarte y sentirte mejor contigo misma. El hecho de que te puedas tomar un rato libre durante el día para hacer alguna actividad que te guste y que te sirva para relajarte es muy bueno para que puedas recuperarte emocionalmente.

En la medida de lo posible, también es importante que puedas dormir bien ya que tu cuerpo necesita descansar y si el bebé no te permite hacerlo, pide ayuda.

Para que te puedas recuperar emocionalmente también es importante que puedas estar en contacto con otras personas y que de vez en cuando puedas desconectar. Es importante que puedas seguir manteniendo tus amistades y relaciones ya que todos necesitamos compartir cosas con otras personas. Tampoco conviene pasar demasiados días encerrada en la casa. Pasados unos días después del parto y cuando el médico te diga que ya estás mejor y puedas empezar a salir, conviene que te tomes algún día o algún rato al menos para salir de paseo, visitar algún lugar o parque y poder estar en contacto con el exterior para que no te sientas encerrada.

El hecho de hacer ejercicio de forma regular también puede ayudarte a recuperarte emocionalmente.

Por ultimo y después de la llegada del bebé es importante que te tomes un tiempo para estar a solas con tu pareja, sin que el bebé este presente. Es muy importante que puedas disfrutar de un tiempo a solas con tu pareja para que podáis disfrutar de vuestra compañía y que podáis mantener y reforzar el vínculo tras la llegada del nuevo bebé.

Depresión post parto

Aunque a priori una mujer pueda pensar que la llegada de un bebé solo le traerá felicidad, la realidad es que la depresión posparto es bastante habitual y la sufren muchas mujeres justo después de dar a luz. A menudo se puede confundir el simple agotamiento y el cansancio típico después del parto con esta condición clínica y psicológicamente más severa.

La depresión posparto se suele manifestar como una sensación de angustia y de melancolía que se siente después de haber dado a luz y puede aparecer por diferentes motivos. Pasamos a enumerar los más habituales:

  • La llegada de un hijo requiere muchos cambios que son importantes en la vida de toda madre. La sensación de haber creado una nueva vida y de ver como el bebé empieza a crecer puede resultar muy complicado a nivel emocional. Es habitual sentir sentimientos y emociones entremezclados debido a esta nueva situación.
  • Una madre también puede sentirse mal porque el niño ya no se encuentra en su interior. Si bien el nacimiento del bebé es el momento que había esperado durante todo el embarazo, puede resultarle difícil ver que el bebé ha pasado a ser un ser independiente de su cuerpo – aunque siga dependiente de la madre y de sus cuidados para sobrevivir.
  • A otras madres les resulta difícil “compartir” el niño con el padre y también con otras personas.
  • Otra de las causas que pueden llevar a la madre a sentirse angustiada y deprimida es que la madre puede sentirse abrumada ante la perspectiva de tener al niño a su cargo y de no saber como cuidarlo adecuadamente.
  • No todas las causas de la depresión posparto son emocionales y ésta también puede deberse a causas físicas. En los días que siguen al parto, los niveles de hormonas de la madre sufren un cambio brusco hasta que vuelven a adecuarse a los niveles normales que tenían antes del embarazo. Estos desequilibrios hormonales pueden provocar cambios en el estado de ánimo e incluso provocar depresión. Sin embargo hay que saber distinguir entre una simple angustia y tristeza pasajera que pueda venir como consecuencia de haber dado a luz, de lo que se conoce como depresión posparto que es más grave y duradera.

Cuando los síntomas de tristeza, angustia y miedo persisten pasados unos días después de haber dado a luz, o incluso se incrementan, conviene consultar con un especialista para poder recibir el tratamiento adecuado.

Menstruación después del embarazo

La menstruación no vuelve instantáneamente después de dar a luz y puede pasar un periodo prolongado antes de que una mujer vuelva a tener el ciclo menstrual. Cuando vuelve la menstruación es posible que ésta sea bastante irregular. El tiempo que puede tardar en volver la menstruación puede variar mucho de mujer a mujer. Si no se está dando de pecho, lo normal es que reaparezca entre las 6 y las 9 semanas que siguen al parto.

Pero cuando la madre está dando de pecho al bebé (durante la lactancia), el cuerpo de la madre suele interrumpir la ovulación. Por este motivo y a las mujeres que dan de mamar a su bebé después del parto es posible que no les baje la regla hasta pasados los 4 meses. Pero todo organismo es distinto y en algunos casos puede demorarse todavía más la llegada de la menstruación, incluso podría llegar hasta un año después del parto. Además cada organismo es distinto y esto también dependerá de otros factores, como por ejemplo, la frecuencia con la que se da de mamar al bebé.

Para poder estar completamente tranquila y descartar cualquier otra posibilidad, lo mejor es acudir con periodicidad al ginecólogo para que pueda hacer las revisiones oportunas y asegurarse de que todo va por buen camino.

A pesar de que después del parto todavía pueda no haber menstruación, si se tienen relaciones sexuales es importante saber que una mujer puede quedar embarazada. Aunque no se este menstruando existe la posibilidad de que si se esté ovulando y que una mujer pueda volver a quedar embarazada. La falta de regla (amenorrea) no significa ausencia de ovulación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s