¿Cómo debe ser la alimentación de la mujer embarazada?

La nutrición de las mujeres embarazadas es muy importante porque actúa directamente sobre la salud del bebé y de la madre por ello se debe seguir una dieta equilibrada que va tener una serie de características.

Se debe adaptar una dieta, con cinco comidas diarias (desayuno, tentempié a media mañana, comida, merienda y cena).

Una alimentación sana y equilibrada, permitirá prevenir enfermedades de la mujer embarazada además de fomentar un normal desarrollo del bebé.

Las mujeres embarazadas no deben comer más sino mejor, para que durante este periodo ambos tengan todos los nutrientes necesarios.

Una dieta equilibrada, debe contener alimentos con alto contenido de hierro, calcio, vitamina B, C, D, proteínas y omega 3, entre otros.

El desayuno es una de las comidas a las que se debe prestar una especial atención, se necesita una buena dosis de energía para iniciar la jornada, ya que durante las horas nocturnas, el organismo a permanecido en ayuno durante las horas nocturnas.

En el desayuno no deben faltar los azúcares simple, que se encuentran en la fruta, la miel, la leche; son azúcares que se asimilan rápidamente, se debe incluir pan en la primera comida del día.

También se recomienda beber agua, principalmente, y zumos de fruta, desde la primera hora de la mañana, unos dos litros de líquidos diarios,

En general, la alimentación para mujeres embarazadas, debe incluir frutas, verduras, pescado, lácteos, huevos, legumbres, cereales integrales (como el trigo, la avena, el arroz, el maíz), los frutos secos, y se debe evitar el consumo de grasas y bebidas gaseosas azucaradas.

Dieta equilibrada para la mujer embarazada

Se considera que una dieta es equilibrada cuando, con unos alimentos variados y en proporción adecuada, proporciona los nutrientes cualitativa y cuantitativamente necesarios para el correcto funcionamiento del organismo y el mantenimiento de la vida. Una dieta equilibrada debe mantener al individuo en buena situación, tanto física como mentalmente, y retrasar o prevenir la aparición de enfermedades.   Además, la dieta diaria debe aportar las calorías suficientes para permitir la actividad física del individuo, o su crecimiento.

En la dieta equilibrada hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

·        El aporte calórico total de la dieta debe ser similar al consumo diario de energía del individuo. Un exceso de energía conllevaría la acumulación de la misma en forma de grasa (obesidad) y un déficit de energía podría conllevar a una situación de desnutrición, algo que se debe evitar completamente en las mujeres embarazadas. El control nutricional es esencial en las embarazadas con trastornos alimenticios

·        Tiene que existir una relación entre el aporte de carbohidratos y de grasas (los dos macronutrientes energéticos) de aproximadamente el 55-60% y el 30-35%, respectivamente. Si se consume un exceso de grasa, principalmente si es de tipo saturado, se puede producir un exceso de colesterol en sangre, con los riesgos de enfermedad arterioesclerótica que ello conlleva. Una disminución excesiva de los lípidos podría llevar a una situación de déficit de ácidos grasos esenciales, que son imprescindibles para el mantenimiento de la actividad celular.

·        Deben cubrirse las necesidades proteicas, que son de aproximadamente 0.8-1 gr/Kg de peso corporal al día. Sin embargo, la dieta de la sociedad occidental es excesivamente hiperproteica. Es posible que el excesivo aporte de proteínas en la dieta tenga efectos nocivos a largo plazo sobre la función renal y sobre el hueso, favoreciéndose la aparición de osteoporosis.

·        Se debe aportar una cantidad suficiente de fibra dietética, ya que ésta tiene un efecto beneficioso sobre la absorción de los nutrientes y la motilidad intestinal

·        Debe aportar una cantidad adecuada de agua y líquidos, para mantener una diuresis de unos 1.5 litros al día

·        Debe aportar cantidades suficientes de sustancias reguladoras: minerales, vitaminas.

Recomendaciones para una dieta equilibrada

Mantener un peso estable y razonable es signo de una dieta correcta

·        La variedad de los alimentos garantiza que no haya déficits

·        No comer en exceso

·        El agua es la mejor bebida.

·        Si se consume alcohol, hacerlo con moderación

·        La buena cocina es un arte que facilita una correcta nutrición

·        Comer despacio, masticando bien, en un ambiente agradable

·        Utilizar preferentemente aceite de oliva

·        El consumo de azúcares simples no debe ser excesivo (azúcar, miel productos azucarados)

·        Evitar un exceso de grasa saturada

·        Estimular el consumo de fibra (legumbres, verduras, hortalizas…)

·        Llevar una vida activa, con ejercicio físico adecuado (según la edad).

·        Diariamente tomar:

1.     4-6 raciones de farináceos (arroz, pasta…)

2.     2-3 raciones de lácteos

3.     2-4 raciones de verdura y hortalizas

4.     2-3 raciones de fruta (recomendable 1 cítrico al día)

5.     2-3 raciones de alimentos proteicos(carne, pescado, huevos, legumbres)

·        30 gr de grasa, preferentemente aceite de oliva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s